EL MOSQUITO QUE SALVÓ AL RÍO.

(Leyenda indígena Norteamericana)

mosquito2Erase una vez hace muchos años, un lugar donde corría un maravilloso río y las mañanas eran soleadas y llenas de colores. El agua era tan buena, pura y benéfica que todos los animales venían a beberla y los peces eran tan numerosos como las estrellas en una noche despejada.

Una mañana, un oso gigante escuchó a los otros animales hablar de ese río y fue hasta allí para beber agua. El oso era tan grande y bebía tanto, que el nivel del agua comenzó a disminuir día a día. Entonces los animales le dijeron al oso que no bebiera tanto, pero éste no les hizo caso y se hartaba todos los días de agua.
Los castores fueron los primeros en alarmarse:
– ¡El agua que rodea nuestras casas está desapareciendo. Si el agua no las sujeta pronto se caerán-, dijo uno de los castores.
Los animales que vivían en el río también estaban inquietos.
– ¿Qué será de nosotros si no tenemos agua? – Dijo el sapo.
– En el agua vivimos y, sin agua, moriremos. – Contestó el pez.

Entonces, los pájaros, los insectos y todos los animales trataron de encontrar juntos una solución para hacer que el oso se fuera de allí. Pero era tan grande y sus garras tan poderosos que no se atrevían a decirle nada. ¡Incluso el alce le tenía miedo!

En ese momento un mosquito llegó revoloteando en torno a los otros animales, exhausto tras un largo viaje. Con una vocecita muy suave, les dijo:
– Si queréis, yo puedo asustar al oso.
Entonces, todos los animales se pusieron a reír y a burlarse del pequeño mosquito.
– ¿Cómo un minúsculo y ridículo animal como tu puede asustar a un oso tan grande? – Dijo entre risas el cuervo. Y a punto estuvo de comerse de un lengüetazo a nuestro valiente mosquito, menos mal que el insecto, enojado, salió zumbando de allí justo a tiempo sin decir palabra.

El mosquito pasó la noche en una charca cercana y a la mañana siguiente, cuando vio al oso, se puso manos a la obra.

Se posó sobre una de las patas traseras del oso y lo mordió lo más fuerte que pudo. El gigante golpeó el piso con la pata haciendo saltar a todos los animales del río. Pero el mosquito siguió mordiendo al oso cada vez más fuerte y el oso volvió a patear el suelo.

Entonces el insecto comenzó a girar en torno al oso, y lo picó con fuerza en distintas partes.

El oso comenzó a volverse loco de picor. Se tiró al río golpeando en todos lados con sus garras, gruñendo y sacudiendo su pesada cabeza.

Pero sus esfuerzos eran vanos porque ni dentro del agua lograba deshacerse del mosquito y sus picotazos. Entonces, volvió a la orilla y aplastando árboles y hierbas en su paso, salió corriendo y dando grandes saltos, sin que nunca más se le volviera a ver por allí.

El mosquito zumbó ante los animales sorprendidos que habían contemplado la escena y con gran orgullo, les dijo:
– ¡Veis, incluso el más pequeño y ridículo puede ganarle al fuerte, si usa la cabeza! Después se marchó volando sin prestarles mucha atención.

Y es Por eso, que nunca faltan mosquitos que revoloteen por encima de los ríos y los lagos. Guardianes de las aguas protegen a los animales de la amenaza del agua que desaparece.

Facebook

Compartir en Facebook!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.canalcuentos@gmail.com

ACEPTAR
Aviso de cookies